A raíz de la falta de oferta de automóviles 0 km en las concesionarias, se generó un aumento de la demanda de vehículos de segunda mano, a tal punto que hay cientos de modelos que son más caros en el mercado de usados que en las concesionarias. En algunos casos las diferencias superan los $ 300 mil por la falta de unidades nuevas.

Alejandro Lamas, secretario de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), aseguró que “Las grandes distorsiones comenzaron con la escasez de vehículos nuevos y terminarán cuando el abastecimiento vuelva a la normalidad”.

De acuerdo a la lista de precios publicada por la CCA, se pueden encontrar ejemplos de disparidades en todos los segmentos. Por ejemplo un Volkswagen Gol Trendline 0 km entrada de gama tiene un valor $ 2.500.000, mientras que un usado modelo 2021 se está pagando a $ 2.674.000. El Toyota Etios 1.5 6 MT figura en las listas de precios de las concesionarias a $ 2.205.000. Sin embargo, la escasez de oferta inclinó la balanza a favor de los “usados nuevos”. La misma versión, pero modelo 2021, se encuentra en el mercado de segunda mano a $ 2.669.000 (21% más caro que el 0 km). También un modelo 2020 se paga mejor que nuevo ($ 2.541.000).

Sucede lo mismo con las pick-up: una Toyota Hilux 4×2 6 M/T tiene un precio de $ 4.091.000 en las concesionarias, pero una versión 2021 cotiza a $ 4.543.000, casi medio millón de pesos más. En tanto, la misma Hilux pero modelo 2021 tiene un valor promedio de $ 4.327.000 en el mercado de usados.

La falta de automóviles 0 km es la falta de dólares y el cierre de las importaciones por parte del Gobierno nacional. En este sentido, las principales marcas tienen una balanza a favor porque exportan más de lo que importan y tienen mayor disponibilidad de autos para vender. Según publicó Clarín, la realidad es que los autos llegan a cuentagotas y, en general, los compradores de 0 km deben esperar entre tres y seis meses para recibir su vehículo.

El factor impositivo

Si el aumento de los usados por encima de los valores de los 0 km se atribuye casi en su totalidad a los faltantes, hay algunos vehículos en particular que sufren distorsiones de precios por la incidencia del impuesto a los bienes de lujo.

De acuerdo a lo que expresó Alejandro Lamas, secretario de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), algunas marcas fuerzan el precio de esa primera transacción para evitar que el auto pague el impuesto y su valor de mercado se dispare. Esa contención voluntaria por parte de las automotrices contribuye a que las diferencias de precios con los usados se amplíen en algunos casos.

Fuente: 100% seguros

1 Comment
  • שירותי ליווי
    10:14 PM, 28 July 2022

    Itís difficult to find educated people about this topic, but you seem like you know what youíre talking about! Thanks

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound

Agente comerial exclusivo de:

Open chat